Los masajes y su efecto en el organismo

Los masajes en general benefician a todo el organismo, en el caso de la piel los masajes favorecen la caída de las células muertas, eliminando el sebo producido por las glándulas sebáceas. Con los masajes la piel se nutre, se alimenta, se acelera el recambio de células y se liberan las toxinas a través de los poros que se liberan también de la obstrucción.

Con la técnica del masaje podemos moldear el cuerpo con la acción sobre los cúmulos adiposos. Estas manipulaciones se encargan de destruir las células adiposas y disolverlas por la acción mecánica. En el tejido adiposo, el masaje actúa en los depósitos de grasa que se localizan en el centro de la célula, y para una mejor acción, se acompaña de ejercicios y una dieta balanceada.

En el tejido óseo, los beneficios corresponden no directamente al hueso, pero si a todo lo que lo rodea. Para el tejido muscular los masajes aumentan su vascularización aumentando su temperatura, oxigenando la sangre que está en el musculo, nutriéndola y disminuyendo su distrofia.

Por su parte, la circulación sanguínea se beneficia de los masajes ya que permite un mejor flujo de la sangre, mejorando su circulación por todo el sistema, desde el nivel venoso al arterial. A su vez, los masajes son un recurso favorecedor para la circulación linfática, ya que permiten la limpieza de organismo estimulando la función de los ganglios linfáticos.

Otro de los beneficios que nos brinda el masaje es que en función de este el metabolismo se acelera, aumentando la oxigenación celular, eliminando el nitrógeno y el cloruro de sodio.

Estos también pueden actuar sobre el sistema nervioso periférico permitiendo la regeneración celular. Si se actúa sobre un nervio motor el músculo se contrae, en un nervio sensitivo la irritabilidad disminuye, mientras si se ejerce acción sobre el nervio secretorio este se activa.

En general, los masajes permiten la relajación y el bienestar corporal y mental de las personas que lo reciben, liberando a todos los órganos y músculos de tensiones para su mejor funcionamiento y eliminando toxinas o agentes contaminantes, que alteren o generen enfermedades.

Esther R.

 

Comments