¿Cómo puede ayudar el método Pilates en el embarazo?

El método Pilates es muy beneficioso durante el embarazo, ya que se fortalece el abdomen, la espalda y los músculos del suelo pélvico sin sobrecargar las articulaciones. Una de las principales ventajas de este tipo de ejercicios es que se enfocan en los músculos y las funciones que pueden ser problemáticos durante el periodo de gestación y después del parto.

Durante el embarazo, el método Pilates nos puede ayudar a fortalecer la pared abdominal, preparando el cuerpo para el peso extra, se puede fortalecer los ligamentos, que normalmente las hormonas hacen que los mismos se estiren y queden más maleables, lo que aumenta la posibilidad de desarrollar alguna lesión.

Estos ejercicios ayudan a disminuir los dolores de espalda, gracias al fortalecimiento de los músculos internos de la pared abdominal, que son los que brindan la estabilidad de la pelvis y la espalda. El método Pilates ayuda a crear una base más firme para los intestinos, útero y vejiga, o lo que llamamos el suelo pélvico.

El método de Pilates ayuda a mantener el equilibrio, ya que se fortalecen los músculos centrales el cuerpo, brindando una mejor estabilidad al caminar. Estos ejercicios pueden ayudarte a controlar la respiración y a mantener la relajación.

Lo que debemos estar pendientes es buscar clases de Pilates para mujeres embarazadas, verificando que el instructor tenga experiencia y entrenamiento adaptados a cada proceso o etapa del embarazo.

Es por ello, que, para buscar las mejores ofertas y especialistas en clases de Pilates para mujeres embarazadas, puede hacerlo a través de los Centros de Salud de Parasanitaria que están ubicados en las principales ciudades de Galicia, como Vigo, Pontevedra, Coruña y Santiago de Compostela; centros que te ofrecen los mejores especialistas y las mejores ofertas en clases, formación y terapias.

Durante el desarrollo de cualquier clase o terapia sientes alguna incomodidad o dolor, debes dejar de hacer ejercicios sin antes hablar y consultar al médico tratante.

Esther R.

 

Comments