Beneficios del masaje “Anma”

El origen de este masaje proviene del término chino “Anmo” que se utiliza para describir la técnica de masaje practicada en China. El masaje Anma es el encuentro energético que se basa en los principios de la medicina china y japonesa. Es una técnica de origen chino también milenaria pero perfeccionada en Japón, su función específicamente es terapéutica.

El masaje Anma se caracteriza por combinar varias técnicas corporales como el shiatsu, el masaje sueco, la reflexología y la quiropraxia, con el fin de eliminar los bloqueos energéticos, a través de la estimulación de 148 puntos específicos, que están ubicados a lo largo de los meridianos, los músculos y las articulaciones, con el objetivo de mejorar y mantener la salud.

Además, el masaje Anma ofrece relajación y bienestar general. Es sin duda, un tranquilizador y vigorizante, que alivia el estrés, los estados de ansiedad, estados nerviosos, que sirve como método de prevención y de bienestar.

Anma se traduce literalmente como presión y fricción, que es específicamente el trabajo que se realiza con este tipo de masaje, movimientos sutiles y rítmicos para recuperar a su vez la firmeza de la piel.

Este tipo de masaje se realiza, si es completo, sobre todo el cuerpo en posición acostada; pero puede hacerse el masaje Anma sentado sobre una silla y se excluye el tratamiento de las piernas. El masaje Anma está contraindicado en personas que sufren problemas circulatorios, problemas cardíacos o diabetes; sin embargo, pueden aplicarse bajo la supervisión médica. En general, el masaje Anma no representa ningún riesgo para las personas sanas.

El masaje Amna, en general, es una técnica de gran influencia en el shiatsu, donde también se trabaja sobre los meridianos de energía, con estiramientos, manipulaciones, presiones y percusiones sobre los pasos de la energía vital, reequilibrando la circulación y reduciendo los efectos negativos sobre el cuerpo y mente.

Esther R.

 

 

Comments